La técnica del grabado y su historia

Publicado Por: admin artecristal En: Noticias En: jueves, enero 4, 2018 Comentario: 0 Golpear: 155

En Artecristal centramos todos nuestros esfuerzos en crear obsequios y regalos de una calidad excelente para sorprender cada vez a quien compre o reciba uno de nuestros artículos.

El mes pasado compartimos con vosotros el origen de los regalos de empresa y cómo hacer para convertirlos en el mejor obsequio. Este mes queremos ir un poco más allá y centrarnos en la técnica del grabado 3d, ya que es uno de los principales puntos en los que nos centramos para conseguir un gran resultado en nuestros productos como trofeos y placas conmemorativas.

¿Dónde y cuándo tiene el grabado su origen?

Para que naciera una imagen impresa como la conocemos hoy en día, hubo que combiar muchos métodos, costumbres, invenciones y varias épocas de la historia. El grabado como técnica de impresión tiene su origen en Asia China, a raíz de la invención del papel, alrededor del año 105. 

Los primeros grabados en Occidente que se conocieron datan del siglo XIII; cuando la mayoría eran orfebres y plateros, o dibujantes expertos que realizaban grabados sobre metal. 

En Alemania, las primeras xilografías menos ornamentales que los grabados en metal (técnica de grabado más antigua, grabado en relieve) que se conocen son hojas de calendarios de comienzos del siglo XV. Para la técnica de la xilografía se empleaba como matriz una superficie de manera de peral o cerezo, y mediante cuchillos y gubias (para el grabado en fibra) y buril (para contra fibra) se tallaba la imagen deseada.

Dicha técnica fue expandiéndose y fueron los franceses que encontraron los métodos de impresión sencillos, pero más lineales mediante la técnica del huecograbado en el Barroco, época en la que más avances se consiguieron y la técnica adquirió mayor importancia, aunque no fue hasta el siglo XVII cuando el grabado alcanzó su categoría como obra de arte.  La técnica del huecograbado consistía en lo contrario de los grabados en relieve; mediante ésta, la imagen se conseguía arañando una matriz metálica para que las partes oscuras de la imagen (correspondientes a las incisiones) se rellenaran con tinta, quedando de color blanco las partes sin pintura.

En países como Inglaterra, era tal el florecimiento del comercio de grabados en el siglo XVIII, que se llegó a promulgar una ley para proteger la propiedad artística y favorecer la exportación.

Durante las siguientes épocas, el grabado siguió expandiéndose y acercándose a todas las clases sociales fomentando un deseo estético especial por la imagen impresa, lo que a partir de ahí hace que el grabado ja no sea solamente un arte coleccionista si no también un elemento decorativo.

Por último, en este último siglo, la técnica del grabado se ha convertido en la principal forma de expansión para los artistas de vanguardia y algo común en nuestro día a día.

Hasta aquí nuestro post de este mes, esperamos que os haya gustado. Podéis encontrar más artículos en nuestro blog. También podéis visitar nuestra web para ver nuestros productos, y contactarnos para cualquier duda que tengas, ¡Estamos encantados de poder ayudarte!

Comentarios

Deje su comentario